Newsletter
Loading Posts...
riesgos

Prepararse para la Recesión: Pasos para Proteger una Empresa

Noviembre 24, 2022

Nota del Editor: Este artículo forma parte de una serie de artículos de The One Brief que examinan los distintos impactos que una recesión puede tener en las organizaciones y cómo éstas pueden prepararse.

¿Se puede proteger totalmente a una empresa contra la recesión?

Ante la creciente preocupación por la posibilidad de una recesión y los indicios de que algunas regiones del mundo podrían encontrarse ya en ella, muchas empresas están tratando de prepararse para el impacto de una recesión económica.

La profundidad y la duración de una recesión pueden variar según la región y el sector, y aunque la próxima recesión no tenga la intensidad ni la profundidad de las turbulencias económicas provocadas por la pandemia de COVID-19 o la crisis financiera mundial, es algo que  todas las organizaciones deben tener en consideración. Incluso en el caso de las empresas menos susceptibles de sufrir una recesión, como las empresas de software con bajos costes marginales en sus productos desarrollados, es probable que sientan algunos de los impactos.

Jas Thandi, partner de North America, Investment de Aon, indica que, aunque no se puede proteger totalmente a una organización contra la recesión, las empresas pueden prepararse al respecto. Pueden evaluar factores como el tamaño de la fuerza laboral, los mercados y la inversión, determinando lo que es apropiado y quizás aplazando lo que podría esperar hasta tiempos mejores.

«A fin de cuentas, no importa en qué punto de la cadena de valor se encuentre tu empresa, alguien está consumiendo algo», declara Thandi. «Una recesión, esencialmente, reduce el consumo, lo que acabará repercutiendo en tu empresa.»

¿Qué es una recesión?

Desafío de una recesión económica en empresas

Por definición, una recesión es un descenso temporal de la actividad económica durante el cual se reduce el comercio y la actividad industrial.

Una de las complicaciones del entorno económico actual es que, al ralentizarse la actividad económica, la tasa de inflación sigue siendo alta en las economías de todo el mundo. Esto aumenta el riesgo de «estanflación», una combinación de crecimiento económico lento, altos niveles de desempleo y aumento de los precios, como ocurrió en la década de 1970.

Diferencias Regionales

La profundidad de la recesión puede variar según la región.

Europa se enfrenta a una crisis energética relacionada con el conflicto entre Rusia y Ucrania, que aumenta el riesgo de una recesión más profunda en comparación con Norteamérica. Europa también tiene una importante exposición económica a China, que está experimentando sus propios problemas económicos derivados de los confinamientos por COVID-19. El mes pasado, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos predijo un crecimiento del 0,3% para Europa en 2023, con la previsión de que Alemania entre en recesión.

El Reino Unido está igualmente expuesto a la crisis energética, aunque el gobierno ha presentado recientemente un plan de rescate energético de 40.000 millones de libras para las empresas. Debido a la vertiginosa subida de los precios de la energía, la inflación en el Reino Unido se sitúa actualmente en el 9,9%. Las Cámaras de Comercio Británicas han pronosticado que el Reino Unido entrará en recesión antes de que termine el año.

Aunque Estados Unidos podría evitar una recesión, la inflación, que es del 8,5%, y los esfuerzos de la Reserva Federal de Estados Unidos por subir los intereses para enfriar la economía sugieren que el riesgo de recesión existe.

El impacto de la recesión también variará según el sector. Thandi sugiere que las empresas que tienen menos activos físicos y un menor coste marginal de producción, como muchas empresas tecnológicas, probablemente sentirán menos el impacto que los fabricantes.

Es probable que el comercio minorista, el sector del ocio y la hostelería y el sector inmobiliario también sufran un mayor impacto, mientras que los proveedores de productos de primera necesidad, como las tiendas de comestibles y los servicios sanitarios, probablemente salgan mejor parados.

El Desafío Salarial

Para muchas empresas, la combinación de la ralentización del crecimiento y el aumento de los precios está complicando su preparación para la recesión en un área crítica: los salarios.

«Uno de los grandes riesgos que existen ahora mismo es el aumento de los salarios en un momento en el que el crecimiento se está ralentizando», explica Thandi. «Potencialmente, esto es un gran problema para las empresas, porque no puedes hacer crecer tus ingresos brutos, y sin embargo tu ganancia neta está siendo devorada por el crecimiento de los salarios. Por lo tanto, tus márgenes se comprimen y tus beneficios se reducen.»

Los empleados, naturalmente, quieren que sus salarios se mantengan al día con la inflación. Mientras tanto, las empresas deben tomar medidas para determinar los niveles salariales adecuados para atraer y retener el talento necesario. Deben examinar los niveles salariales de sus sectores y determinar lo que pagan sus competidores y compararse con ellos.

«Las empresas deben entender lo que tienen que hacer para retener el talento en este entorno», afirma Thandi. «En última instancia, se convierte en una cuestión de: ¿cuánto debería pagar? ¿Qué aumentos debería ofrecer a mis empleados? ¿Qué es competitivo? Y no se trata de una cifra general para toda la economía.»

Cómo Abordar las Necesidades de Financiación

Preparar a la empresa para una recesión económica

Las empresas que quieran prepararse para una recesión también deben determinar cuáles serán sus necesidades de financiación. «No quieres estar a merced del mercado durante una recesión», declara Thandi.

Las empresas deben tratar de saldar la deuda cuando sea posible y asegurarse de que disponen de fondos suficientes para el servicio de la deuda existente, de modo que no sea necesario refinanciar la deuda durante una recesión. «Algunas empresas fracasan porque no pueden refinanciar en una recesión», señala Thandi.

Las empresas que cotizan en bolsa también deben considerar si deben reducir las recompras de acciones en este entorno. Sin embargo, estos movimientos podrían conllevar su propia carga.

En Estados Unidos, las recompras han llegado a ser consideradas como «cuasi-dividendos», una forma de devolver dinero a los accionistas. Una empresa que reduce las recompras para prepararse para una recesión necesita enviar los mensajes adecuados a esos accionistas para evitar un impacto negativo en los precios de las acciones.

Determinar necesidades de financiación

Las empresas que quieran prepararse para una recesión también deben determinar cuáles serán sus necesidades de financiación. «No quieres estar a merced del mercado durante una recesión», declara Thandi.

Las empresas deben tratar de saldar la deuda cuando sea posible y asegurarse de que disponen de fondos suficientes para el servicio de la deuda existente, de modo que no sea necesario refinanciar la deuda durante una recesión. «Algunas empresas fracasan porque no pueden refinanciar en una recesión», señala Thandi.

Las empresas que cotizan en bolsa también deben considerar si deben reducir las recompras de acciones en este entorno. Sin embargo, estos movimientos podrían conllevar su propia carga.

En Estados Unidos, las recompras han llegado a ser consideradas como «cuasi-dividendos», una forma de devolver dinero a los accionistas. Una empresa que reduce las recompras para prepararse para una recesión necesita enviar los mensajes adecuados a esos accionistas para evitar un impacto negativo en los precios de las acciones.

Una Recesión Más Típica

Thandi indica que, si la economía estadounidense entra en recesión, no será como la que se produjo en los primeros meses de la pandemia de COVID-19, cuando las empresas pararon su actividad, o la recesión resultante de la crisis financiera mundial de 2008.

«Es más bien una recesión común y corriente», explica. «El problema es que todo el mundo está muy anclado a un sesgo reciente de las dos últimas recesiones, que fueron realmente horribles. Hace mucho tiempo que nadie ve cómo es una recesión ordinaria general.»

Como no habrá un colapso total del crecimiento económico, las empresas no deberían tomar medidas extraordinarias para prepararse para una posible recesión. Para muchas empresas, la solución puede consistir en controlar los costes y, a la hora de elaborar el presupuesto para el año siguiente, crear tanto un presupuesto básico como un «presupuesto de estrés» que permita a la organización hacer frente a una recesión económica más grave.

«Esencialmente, hay que hacer una apuesta sobre qué defensas son suficientes, para que no cueste demasiado si no se produce una recesión». «La protección contra la recesión no es gratuita. Estás renunciando a algo para obtenerla, así que ¿a cuánto quieres renunciar? Y eso se reduce a lo grave que crees que será la recesión y lo pronto que llegará. Y esas determinaciones variarán de una empresa a otra.»

Recientemente hemos encuestado a 800 ejecutivos de alta dirección de todo el mundo sobre la preparación para una próxima recesión. Más información en el informe: Making Better Decisions in Uncertain Times: Aon’s 2022 Executive Risk Survey (Tomar mejores decisiones en tiempos de incertidumbre: encuesta de riesgos para ejecutivos 2022 de Aon).

Comparte esta Noticia

Comparte esta Noticia

Noticias Relacionadas

Loading Posts...