Newsletter
Loading Posts...
riesgos

Revitalizando la industria aseguradora para afrontar la revolución 4.0

Junio 17, 2019

Introducción

Desde el comienzo de la tercera revolución industrial en los años 80 del siglo pasado, el mundo ha cambiado de múltiples maneras: rápida introducción y adopción de innovación tecnológica (internet global; redes sociales; tecnologías soportadas en el móvil; nuevos métodos de pago; acceso a data); nuevas realidades económicas (ciclos económicos más cortos y volátiles; impacto del cambio climático; baja utilización de activos disponibles); cambios estructurales de valores básicos en nuestra sociedad (iniciativas comunitarias; altruismo; activismo); e impacto demográfico (aumento de la población; urbanización; mayor esperanza de vida; acceso de los millenials a la fuerza laboral).

Mientras estos cambios estaban teniendo lugar, la industria aseguradora parece que ha preferido mantenerse aislada en un entorno cerrado ajeno a los efectos de estos cambios. Esa resistencia al cambio, la imposibilidad de responder a unas necesidades cambiantes de los clientes y un descenso de la siniestralidad ha provocado que la industria aseguradora haya perdido relevancia.

Al mismo tiempo que el acceso al data y a la tecnología están acelerando la necesidad de cambio, están también abriendo oportunidades. La industria se encuentra en una encrucijada en la que debe elegir entre adaptarse a una nueva situación que le permita recuperar la relevancia perdida o seguir la cuesta abajo. En caso de que la industria aseguradora no sea capaz de reaccionar, estará expuesta a los ataques de las grandes compañías de tecnología y grandes fabricantes para intentar arrebatarles un mercado de 5 billones de US$; su capacidad para acceder directamente a los consumidores finales, sus enormes capacidades tecnológicas y un fácil acceso a fuentes de capital les convierten en un enemigo muy difícil.

Desafíos al Status Quo

Una serie de factores – una cadena de valor compleja, un estricto y exigente entorno regulatorio, unos altos requisitos de capital y la necesidad de disponer de grandes bases de datos e información – han creado unas altas barreras de entrada en la industria aseguradora. La falta de competencia externa ha protegido hasta ahora a los actores tradicionales de la industria frente a los desafíos externos. Sin embargo, esto necesariamente va a cambiar.

Las aseguradoras buscan capital adicional en el mercado de reaseguros para proteger su balance contra pérdidas inesperadas o para liberar capital con el que conseguir otros objetivos (geográficos o de expansión a nuevos riesgos). El aumento de fuentes alternativas de capital y el cambio en los perfiles de riesgo de los clientes están planteando desafíos a la industria aseguradora y a los productos que ofrece. Los InsurTechs, apoyados por nuevas tecnologías y nuevas colecciones de datos, están superando las barreras de entrada tradicionales para responder a estos nuevos desafíos.

La disponibilidad de más datos y de más calidad y una mayor capacidad de análisis permiten que el capital alternativo pueda potencialmente “saltarse” la cadena de valor tradicional para acceder a los riesgos de seguros «puros». Respaldada por la existencia de data y por las nuevas tecnologías, esta forma de capital es más barata y permite mecanismos de transacción más eficientes en comparación con las formas tradicionales de capital.

El valor en el mundo de la empresa ya no está impulsado por activos físicos / tangibles. De la misma manera la importancia de la propiedad intelectual, el valor de la marca y el riesgo reputacional en la creación de valor, provocan un realineamiento en el perfil de riesgo de los clientes. A medida que la tecnología avanza, se produce el crecimiento de activos intangibles en forma de propiedad intelectual.

Este cambio representa un desafío, pero igualmente una oportunidad para la industria aseguradora. Su habilidad para proporcionar respuesta para cubrir los bienes intangibles puede permitir que la industria aseguradora recupere su relevancia y contribuya a la innovación. Mientras esto no suceda su importancia permanecerá estancada.

La economía del intercambio es un sistema económico emergente, basado en el uso de Internet y la tecnología móvil, para compartir activos o servicios de igual a igual. Permite a los participantes obtener acceso instantáneo a bienes, servicios, experiencias, recursos o información sin la carga de la propiedad o el compromiso a largo plazo.

Los activos compartidos promovidos por estas firmas están comenzando a cambiar el seguro y las relaciones entre asegurado y asegurador. Cada vez más el seguro debe integrarse en el servicio compartido, en lugar de ser una póliza de un individuo.

La industria aseguradora ha tenido siempre una gran cantidad de procesos manuales. Las InsurTechs son compañías que utilizan la tecnología para hacer la cadena de valor aseguradora más eficiente. Su foco no es tanto prestar un servicio integral de principio a fin sino tareas concretas de esa cadena de valor donde puedan mejorar la experiencia de cliente.

Si bien las nuevas tecnologías están afectando a los actores tradicionales de la industria, también proporcionan el potencial para que recupere su papel en el apoyo a la innovación.

Data y la Tecnología pueden ayudar a transformar la industria aseguradora

La Inteligencia Artificial no solo da la oportunidad de reducir costes, si no que mejora la precisión, lo que resulta en una mejor calidad del dato. Para las aseguradoras, esto ofrece un potencial muy grande de interpretación de los datos como una manera para comprender mejor los riesgos. Permite además la reducción de los costes de muchos procesos críticos, como la evaluación de siniestros.

El Internet de las cosas tiene el potencial de cambiar significativamente la forma en que se van a asegurar los riesgos. La capacidad de tener acceso a los datos en «tiempo real» proporcionará una mayor precisión en la determinación del coste del riesgo y ayudará a las aseguradoras a responder mejor a las necesidades cambiantes de los clientes.

Blockchain también tiene potencial para impactar en la industria de seguros. Puede ayudar a los aseguradores a reducir los costes operativos y administrativos a través de la verificación automatizada de los asegurados, el registro auditable de siniestros y los datos de terceros, la suscripción de pequeños contratos y la automatización de los procedimientos de reclamaciones. Igualmente, puede ayudar a reducir el fraude, lo que contribuiría a reducir el coste total.

¿Cómo va a responder la industria aseguradora?

La industria aseguradora debe evaluar las nuevas ofertas de productos tales como Cyber. La realidad muestra que solo el 30% de las empresas encuestadas en el “2017 Global Cyber Risk Transfer Comparison Report” son «plenamente conscientes» de las consecuencias económicas y legales de una violación de sus datos o de una brecha en sus sistemas de información.

El seguro tendrá que integrarse cada vez más en productos y servicios. A medida que nos movemos hacia una economía colaborativa con menos activos en propiedad, es de esperar que el seguro esté cada vez más integrado. El seguro como parte de un viaje en automóvil, el seguro como parte del alquiler de una casa, el seguro como parte del coste de un vuelo.

En última instancia, el objetivo debe ser ayudar a los clientes a reducir la volatilidad y a maximizar el rendimiento a medida que entramos en la cuarta revolución industrial.

La pregunta es ¿Cómo responderá la Industria aseguradora? Descubra las respuestas aquí, documento titulado “Can Data and Technology make the Insurance Industry relevant again?” Del Boletín de Estudios Económicos de Deusto Business School.

Comparte esta Noticia

Comparte esta Noticia

Noticias Relacionadas

Loading Posts...