Newsletter
Loading Posts...
riesgos

Las criptomonedas y el metaverso: construyendo la base de un mercado virtual

Septiembre 01, 2022

Crecimiento del mercado de las criptomonedas

Riesgos mercado criptomonedas

El mercado de las criptomonedas ha sido una montaña rusa en 2022, con el valor del bitcoin cayendo un 70% desde su máximo en noviembre de 2021. Pero, a pesar de la incertidumbre que afecta al mercado, éste está creciendo rápidamente. Una previsión reciente sugiere que el valor del mercado podría pasar de 1.780 millones de dólares en 2021 a 32.420 millones en 2027.

También crece a gran velocidad el metaverso, una simulación virtual del mundo real (o imaginado). En un futuro no muy lejano, a medida que las empresas y el comercio se trasladen al metaverso, las criptomonedas desempeñarán un papel esencial en el mercado virtual.

Sin embargo, existen riesgos asociados a las criptomonedas, y es esencial abordarlos antes de que «trabajar» y «vivir» en el metaverso se convierta en algo común. Como puede verse en la reciente agitación que afecta a los mercados de las criptomonedas, deben resolverse diversas cuestiones en torno a la infraestructura, incluida la creación de productos de seguro para algunos de los riesgos asociados a los activos digitales. También es necesario reunir el talento técnico necesario para abordar eficazmente esos riesgos.

«El estado del mercado actual de las criptomonedas es de consolidación y desarrollo de productos», declara Benjamin Peach, director of digital asset innovation and strategy de Aon Growth Ventures. «Aún queda mucho por hacer. El desarrollo tecnológico y de infraestructuras está todavía muy lejos de lo que se necesita.»

«Al mismo tiempo, el metaverso se está tomando más en serio», continúa Peach. «Si todos damos el salto al metaverso sin tener establecidas las capas de infraestructura necesarias, habrá un grave riesgo de pérdidas significativas para los individuos y las empresas que operan en este ámbito.»

Sector de las criptomonedas

Las empresas del sector de las criptomonedas se dividen en dos grupos: CeFi (instituciones financieras centralizadas) y DeFi (proveedores de servicios descentralizados o instituciones autoproclamadas «cripto»). Cada grupo tiene su propio conjunto de riesgos, aunque los riesgos de CeFi se inclinan más hacia los bancos tradicionales y las bolsas financieras, que a menudo tienen que adherirse a las regulaciones financieras nacionales.

Los proveedores de servicios de CeFi están autorizados y estrictamente regulados, y suelen ser legalmente responsables de los activos de los clientes. Los proveedores de servicios de DeFi no lo son, y a menudo sólo sirven como servicio tecnológico para facilitar las transacciones automatizadas de las criptomonedas. Realizan servicios financieros en nombre de los inversores capitalizando contratos inteligentes y protocolos.

«Los principales riesgos en el ámbito de DeFi son los fallos en los protocolos y en los contratos inteligentes, como hackeos, brechas o fallos en el código abierto que pueden provocar la interrupción del negocio y pérdidas financieras directas», explica Peach. «Lo estamos viendo mucho. La cantidad de hackeos de DeFi que se han producido en los últimos años no ha hecho más que crecer exponencialmente cada año. Y por el momento, no hay aseguradoras reguladas o calificadas que ofrezcan soluciones para empresas de DeFi verdaderamente descentralizadas.»

Peach señala que, desde la perspectiva del mercado de seguros, los proveedores de servicios de DeFi no tienen el cuidado, la custodia y el control de los activos depositados. «Si pensamos en un banco tradicional, es más fácil suscribir la cobertura contra delitos, ya que se sabe dónde están guardados los activos de los clientes en todo momento. Los bancos suelen recuperar el dinero robado. Pero una vez que pierdes tu criptomoneda en otra cartera, no hay manera de recuperar tus activos.»

Reducir la brecha de habilidades

Más allá de la falta de experiencia con un mercado emergente, es posible que las aseguradoras no dispongan actualmente de las habilidades técnicas necesarias para ofrecer cobertura en el entorno de las criptomonedas basadas en blockchain (cadena de bloques).

«Se necesitan conocimientos técnicos. Se necesitan expertos técnicos para poder auditar los códigos y revisar cualquier tipo de código que se lance en la blockchain», afirma Peach.

Una posible laguna de conocimiento podría ser los contratos inteligentes de criptomonedas. Son como cualquier contrato en el sentido de que establecen las condiciones de un acuerdo, pero esas condiciones se almacenan y definen como código en una blockchain. Debido a la casi imposibilidad de modificar los contratos inteligentes una vez emitidos en la blockchain, la suscripción de los riesgos de los contratos inteligentes requerirá que los suscriptores utilicen la experiencia interna o de terceros para auditar el código para el modelado y la fijación de precios, habilidades de las que carecen muchos de los suscriptores de seguros actuales.

En consecuencia, el interés por proporcionar la capacidad para la suscripción de riesgos de DeFi procede actualmente sobre todo de instituciones como los fondos de cobertura y las entidades de capital riesgo. Disponen de los conocimientos técnicos necesarios para llevar a cabo eficazmente la diligencia debida en relación con el código subyacente y la estabilidad de los contratos inteligentes.

Peach indica que también es probable que haya que introducir cambios normativos para que las aseguradoras puedan operar con monedas digitales. «Todo el ecosistema de pagos está cambiando», afirma. «Asegurar estos riesgos no es más que un subproducto de la innovación que se está produciendo en el sector de los servicios financieros mundiales.»

Adquirir experiencia a través de la asociación

Soluciones activos digitales criptomonedas

En parte para ayudar a satisfacer esa necesidad de conocimientos técnicos, Aon ha iniciado recientemente una alianza estratégica con Bank of New York Mellon Corporation.

Esta colaboración digital y de datos se centra en apoyar las decisiones medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) de los inversores, y en mejorar las soluciones en los ámbitos de los activos digitales, los datos y los análisis.

«El principal problema al que nos enfrentamos como sector asegurador es el de encontrar la capacidad suficiente y las habilidades técnicas de suscripción», expone Peach. «BNY Mellon cuenta con un equipo dedicado a los activos digitales que realmente entiende los entresijos del riesgo de las criptomonedas. También tienen ideas innovadoras para entender de dónde puede venir la nueva capacidad de transferencia de riesgos.»

La colaboración también ofrecerá oportunidades para el intercambio de conocimientos y publicaciones conjuntas que aborden los riesgos del mercado de las criptomonedas y sus posibles soluciones.

El metaverso está llegando y las criptomonedas formarán parte de él

Si bien en la actualidad los gobiernos y las empresas dudan en adoptar las criptomonedas, cuando el metaverso sea una realidad, la adopción de activos digitales a gran escala será la clave para que los individuos y las organizaciones puedan realizar transacciones en una nueva economía virtual. Comprender y abordar los riesgos emergentes del mañana permitirá que la economía del mundo virtual florezca.

«Necesitamos que lleguen a este sector más talentos procedentes de los gigantes tecnológicos y de las instituciones financieras tradicionales», explica Peach. «Necesitamos que construyan los mejores protocolos y sistemas de gestión de riesgos para proteger adecuadamente tanto al consumidor como a la empresa cuando actúen en un mundo descentralizado. Estamos construyendo un metaverso en el que vamos a vivir, comprar y realizar transacciones. Debemos asegurarnos de que tenemos la mejor base posible para que sea un éxito.»

Comparte esta Noticia

Comparte esta Noticia

Noticias Relacionadas

Loading Posts...