Newsletter
Loading Posts...
salud

¿Migrañas, dolores articulares o cansancio? El síndrome del intestino permeable está infradiagnosticado. Hablamos con María de Gea

Mayo 28, 2019

En los últimos años y como consecuencia de nuestro estilo de vida están apareciendo enfermedades relacionadas con el estrés laboral y la mala alimentación. Una de las consecuencias más directas es la alteración de la flora bacteriana o microbiota, que puede derivar en intolerancias e inclusive enfermedades digestivas o autoinmunes.

No obstante, existen algunos alimentos que pueden ayudar en esta tarea, los alimentos con probióticos.

Nos ponemos en contacto con María de Gea Brugada, doctora en Medicina y Cirugía, además de especialista en Cirugía del aparato digestivo y Medicina del Trabajo.

Como directora del servicio de salud y de riesgos laborales de GE Healthcare hemos querido preguntarle por las consecuencias del estrés laboral, la dieta desequilibrada y la importancia de la prevención médica, que ha dado resultados tan favorables en los empleados de su empresa.

1 Antes de nada, ¿Qué es la microbiota intestinal?

La microbiota intestinal es un conjunto de microorganismos entre los que se incluyen bacterias, hongos, virus y parásitos incluso. Estos colonizan todo el intestino y establecen entre ellos una relación de equilibrio.

De esos microorganismos que habitan en el aparato digestivo, hasta el 70% se ubican únicamente en el colon.

Debemos tener en cuenta que nuestra microbiota será más saludable cuanto más diversa sea, es decir cuanto más diferentes sean esos microorganismos entre sí.

Además, la microbiota es algo individualizado, como puede serlo nuestra huella dactilar. Hay un factor genético, uno individual y otro medioambiental, esos tres son los que hacen que cada uno tengamos nuestra propia microbiota.

2 Tengo entendido que cuando nacemos nuestra microbiota es estéril. Entonces, ¿afectaría la salud de nuestra madre?

Antes se creía que una persona recién nacida era estéril desde el punto de vista de la microbiota intestinal, pero ahora se sabe que no. Se han descubierto microorganismos intrautero.

Por eso es tan importante saber el tipo de parto que ha tenido cada persona.

Si es por vía vaginal el feto comienza a colonizarse de esa microbiota. Pero los niños nacidos por cesárea no tienen ese privilegio y por tanto son  más proclives a tener luego infecciones de repetición, bronquitis, otitis, amigdalitis etc…

3 ¿Nuestra microbiota también cambiaría a lo largo de los años? ¿Cómo lo hace?

Sí, claro que sí, nuestra microbiota cambia desde el momento en que nacemos. De hecho, el tercer día empieza ya la colonización por un tipo de gérmenes que se llaman anaerobios, que son las bifidobacterias, los lactobacilos o los bacteroides. Y a los dos o tres años se produce la madurez de esas bacterias con la introducción de la alimentación sólida.

Esa microbiota se puede mantener luego más o menos estable -esto dependerá de la alimentación y del entorno-. Pero cuando la persona cumple aproximadamente 60 años se produce una reducción de esa barrera protectora.

4 En los últimos años ha aparecido un fenómeno que está asociado con la microbiota y que está afectando cada vez a más personas, es el síndrome del intestino agujereado. ¿Podría explicarnos en qué consiste?

Primero debemos entender que el epitelio intestinal constituye una barrera permeable construida por células adyacentes, unidas unas a las otras por diferentes proteínas.

Pero cuando existe una inflamación prolongada en los intestinos, las células se separan dando lugar a unos agujeros que afectan al equilibrio de la microbiota intestinal.

Por eso, al síndrome del intestino permeable se le llama intestino agujereado o poroso.

Y esto produce alergias alimentarias, enfermedades inflamatorias, enfermedades autoinmunes e infecciones de repetición, incluso cansancio, dolores articulares, migrañas, colesterol e hipertensión arterial. Por eso es tan relevante diagnosticarla. Sin embargo, muchos médicos todavía la desconocen.

Maria-gea

5 ¿El estrés laboral podría ser uno de los causantes del desequilibrio de la microbiota?

Claro, el estrés laboral afecta a la microbiota tanto como una alimentación rica en azúcares, carnes rojas y gluten.

Es decir, inflama los  colonocitos, -las células de la pared del colón-  y los enterocitos -las células de la pared del intestino delgado- provocando la permeabilidad. Esto también se puede producir por una actividad física intensa.

6 Entonces, una alimentación saludable en el trabajo nos podría ayudar a evitar ese desequilibrio.

Totalmente, de hecho, está demostrado y yo lo he evidenciado en la empresa donde trabajo. Existe una disminución de las consultas tanto por aparato respiratorio, como por aparato digestivo y a nivel de trastornos musculoesqueléticos y cardiovasculares. Desde que lo estamos midiendo claro, porque lo que no se mide no se gestiona.

En Aon desde que comenzamos a hacerlo en el año 2010 hemos visto una disminución de las consultas totales y por tipos de consulta de más del 50%.

Además, una microbiota equilibrada disminuye trastornos emocionales, ya que el 80% de la dopamina y de la serotonina se sintetizan en el intestino.

La microbiota intestinal provoca que una persona tenga más o menos ansiedad y se encuentre más o menos deprimida, sensible o irritable.

7 Está aumentando este síndrome, ¿se prevé que siga aumentando o podría bajar?

Por una parte está aumentando pero es difícil medirlo por la falta de diagnósticos.

Por ejemplo, a mi consulta han llegado pacientes con migrañas que han ido antes al neurólogo y este lo ha estudiado desde el punto de vista neurológico, no a nivel integral. Así, está tratando el síntoma pero no la causa.

Lo mismo ocurre con un paciente con dolor en el hombro o la rodilla. Primero acude al traumatólogo y este le estudia una resonancia, una condromalacia etc., y estudia localmente ese hombro, pero no a esa persona de forma integral.

No comprueba que esa condromalacia puede ser por una mala absorción intestinal por el síndrome del intestino permeable. Pero cuando mejora y se sella esa permeabilidad intestinal desaparece la inflamación en el hombro.

Con los años esa persona se recuperará de la condromalacia porque ya puede absorber los nutrientes, gracias a que la barrera intestinal ya se encuentra íntegra.

8 Es decir, no se está diagnosticando…

Totalmente de acuerdo, hay un infradiagnóstico en la actualidad y lo ha habido ya desde hace muchos años.

Y probablemente estemos asistiendo a un aumento de la permeabilidad intestinal debido a la dieta que estamos realizando la mayoría de las personas, sobretodo gente joven.

Me refiero a una dieta precocinada y muy rica en gluten. Por ejemplo, cuanto más esponjoso es un pan, más gluten tiene y como nuestro intestino no está preparado para digerirlo se inflama. El pan que estamos preparados para digerir es el que siempre habíamos tomado, el que tomaban nuestros abuelos.

Otro factor a tener en cuenta es el azúcar, pero no solo las bebidas azucaradas, si leemos las etiquetas, todo tiene una cantidad de azúcar sumamente importante.

9 ¿Los alimentos con probióticos podrían ayudar a combatir una microbiota desequilibrada?

intestino-permeable

Por supuesto, lo que pasa es que los alimentos que tienen probióticos llevan una cantidad escasa de estos.

Cuando una persona tiene el síndrome del intestino permeable hace falta algo más que probióticos para nutrir y repoblar la microbiota intestinal.

Hay que abordar el tratamiento de sellado de las células intestinales para volver a convertir esa barrera intestinal, que tiene un efecto protector-metabólico, metabólico-nutritivo-inmunitario etcétera, en una pared intestinal sellada, sin separaciones. Y eso no se puede corregir solo con la alimentación, hay que suplementar y dar micronutrientes específicos.

10 ¿Cuáles son los alimentos que contienen más probióticos?

Los alimentos que pueden contribuir a equilibrar esa microbiota intestinal son sobre todo verduras, frutas y alimentos no procesados.

Pero para mantener estos probióticos, los alimentos también deben contener prebióticos.

¿Por qué? El probiótico es la bacteria, y el prebiótico es el carbohidrato que actúa de sustrato, de alimento para el probiótico. Si no se lo damos, la bacteria no puede sobrevivir.

11 Dado que  ningún alimento contiene probióticos en demasiada cantidad, imagino que nunca llegaría a ser perjudicial abusar de estos. ..

Normalmente no, pero como decía antes esto depende de la persona.

Por ejemplo, la fruta que es un alimento muy saludable, en exceso y para determinadas personas intolerantes a la fructosa podría ocasionar una disbiosis intestinal.

De hecho, dado que la fruta es muy rica en azúcares en líneas generales no deberíamos tomar más de 2 piezas al día.

Para algunas personas esto es aún más importante. Por ejemplo, una mujer con candidiasis vaginal o intestinal cuanta menos azúcar tome mucho mejor, ya que esta sirve de alimento para los hongos.

El síndrome del intestino permeable nos incumbe a todos

María de Gea se despide recalcando la importancia de diagnosticar un síntoma que afecta al 80% de la población y cuyo último escalón es el cáncer.

“Es un tema apasionante que nos incumbe a todos. Porque el que no tiene acné, tiene migrañas o ansiedad. Todo esto puede ser permeabilidad intestinal. Si se diagnostica a tiempo y se sella el intestino, el 80 o hasta el 90% de los síntomas mejoran”.

En Aon somos conscientes de los beneficios de la dieta equilibrada y un entorno laboral libre de estrés.

Si deseas conocer más sobre las soluciones en prevención médica que realizamos a través de GE Healthcare, puedes ponerte en contacto con nosotros.

Comparte esta Noticia

Comparte esta Noticia

Noticias Relacionadas

Loading Posts...