Newsletter
Loading Posts...
riesgos

6 elementos de un ‘buen criterio’ para tomar mejores decisiones

Diciembre 10, 2020

Los líderes están constantemente llamados a usar su buen criterio para tomar decisiones que son cruciales para sus organizaciones. Además, la pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19) ha provocado que los gerentes y ejecutivos hayan tenido que confiar cada vez más en su criterio para tomar decisiones importantes: dónde y cuándo cerrar oficinas, cómo configurar un entorno de trabajo remoto seguro y de apoyo, cuándo permitir que los trabajadores regresen al lugar de trabajo, etc.

Gerentes y ejecutivos tomando decisiones
Gerentes y ejecutivos tomando decisiones

Si bien tener un buen criterio no garantiza un buen resultado en cada decisión, aumenta las posibilidades de éxito. A pesar de su importancia, el término “criterio” o «juicio» es muy difícil de definir. Pero si se puede categorizar, la capacidad de medir el criterio y de mejorarlo puede ser una herramienta valiosa.

De hecho, ambos se pueden lograr al comprender las características que contribuyen a tener un buen criterio, según Sir Andrew Likierman, profesor de práctica administrativa en London Business School y orador en la serie virtual Aon Insights 2020.

«Un buen criterio combina la perspicacia con lo que naces y lo que aprendes, pero se puede perfeccionar y mejorar», dice Likierman.

El buen criterio en la toma de decisiones

Dada la importancia del un buen criterio para la toma de decisiones sensatas, tomar medidas para mejorarlo podría considerarse un elemento importante en la preparación de crisis y gestión de riesgos.

Pero ¿qué es tener buen criterio, exactamente? Likierman lo define como «la capacidad de combinar cualidades personales con conocimientos y experiencias relevantes para formar opiniones y tomar decisiones».

Buen criterio: Combinar cualidades personales, conocimiento y experiencia
Buen criterio: Conjunto de cualidades personales, conocimiento y experiencia.

Podemos mejorar el criterio a través de la experiencia y sus características.

Al evaluar nuestro criterio, es importante no utilizar los resultados como una medida de éxito, dice Likierman. “Un resultado positivo podría haber sido simplemente una cuestión de buena suerte o de oportunidad”, dice. «Lo que parecía una buena decisión en ese momento, después de varios años, podría resultar desastroso».

Es mejor centrarse en su proceso: comprender las cualidades que contribuyen a tener un buen criterio y trabajar en cualquier área de debilidad para reforzar sus posibilidades de tomar buenas decisiones.

“Ordena las cartas a tu favor pasando por un proceso de toma de decisiones que probablemente te ayude en su camino”, dice Likierman. «El resultado puede estar fuera de tu control, pero puedes darte la mejor oportunidad posible».

La capacidad de los líderes para tomar decisiones acertadas en una crisis tiene grandes implicaciones para las organizaciones. La evidencia muestra que los stakeholders recompensan a las organizaciones cuyos líderes toman buenas decisiones al enfrentarse a crisis, mientras que castigan a aquellas cuyas decisiones son erróneas.


Puede interesarte:

Los 6 elementos de un buen criterio

6 Elementos del buen criterio: Tomar decisiones acertadas
6 Elementos del buen criterio: Tomar decisiones acertadas

Medir el buen criterio y participar en el proceso de mejorarlo requiere comprender los seis elementos del criterio, según Likierman:

1. Lo que recibes

Este elemento se centra en la capacidad de aprender, lo bien que se escucha y la atención que prestamos a lo que se escucha o lee.

Cómo mejorar: ten en cuenta tus  propios «filtros de información» y cuestiona la información que recibes y si se ajusta a tu experiencia. Si la información que se te proporciona es insuficiente, busca fuentes adicionales o mejores.

2. En quién y en qué confías

Más que nunca, es importante preocuparse por la calidad de la información que consumimos. También es valioso buscar diversidad de opiniones e información, en lugar de buscar una «cámara de eco» que refuerce lo que creemos que es cierto.

Cómo mejorar: haz de tu criterio una cualidad que buscas a tu alrededor, en tu equipo. Cuestiona la credibilidad de las fuentes de información.

3. Lo que sabes

La experiencia es un elemento crítico del juicio o criterio y de la toma de decisiones, que ayuda a dar forma a las decisiones y permite que una persona se anticipe a los posibles desafíos y problemas.

Cómo mejorar: realiza un seguimiento de tus decisiones y de lo que salió bien y lo que salió mal, en particular las que se tomaron en tiempos inciertos. Busca formas de ampliar tu experiencia.

La experiencia: Elemento fundamental para la toma de decisiones.
La experiencia: Elemento fundamental para la toma de decisiones.

4. Lo que sientes y en qué crees

Los valores son impulsores clave de las decisiones. Es importante conocerlos, no solo para incorporarlos cuando sea apropiado, sino para evitar sesgos en la toma de decisiones.

Cómo mejorar: toma medidas para comprender los sesgos y mitigar su impacto. Busca la aportación de un tercero.

5. Toma una decisión

Esta es la etapa de unificar el «material en bruto» que ya tenemos de manera que mejore las posibilidades de éxito de nuestra decisión. Eso significa no aceptar las opciones obvias como las únicas opciones.

Cómo mejorar: examina la forma en la que se han tomado las decisiones, en busca de posibles errores o sesgos. Las reuniones previas a la toma de decisiones pueden ayudar a identificar posibles errores antes de tomar la decisión.

6. Actuaciones basándose en esa decisión

La fase de ejecución en esta etapa implica reconocer que la decisión en sí misma no es el paso final. Preguntarse quién o quiénes actúan sobre una decisión y cómo lo hacen es fundamental para lograr el éxito.

Cómo mejorar: considera tu propia experiencia en el cumplimiento de tales decisiones y la de otros involucrados en el proceso de toma de decisiones.

Cambiar de opinión y «confiar en tu instinto»

Un elemento esencial de un buen criterio es estar abierto y responder a circunstancias volátiles. En otras palabras, estar dispuesto a cambiar de opinión.

“Tendría en cuenta las palabras del economista John Maynard Keynes, quien cuando se le preguntó acerca de cambiar de opinión dijo: ‘Cuando los hechos cambian, yo cambio de opinión. ¿Qué hace usted, señor?”, Dice Likierman. «Aferrarse a algo independientemente de los hechos es uno de los sesgos más conocidos que dan lugar a un mal criterio o juicio».

¿Y qué hay de «confiar en tu instinto»?

Confía en tu instinto
Confía en tu instinto

Un buen criterio requiere reflexión antes de actuar, incluso si es solo por unos segundos, dice Likierman. Durante una crisis, recomienda hacerte tres preguntas rápidas:

¿Tiendo a actuar por impulso y luego me arrepiento?

¿Es esto diferente a todo lo que he visto antes?

¿Hay mucho en juego?

“Un sí a cualquiera de ellos es una buena señal de no responder solo por instinto”, dice Likierman.

Buen criterio, mejores decisiones

Tomar medidas para mejorar tu criterio puede conducir a una mejor toma de decisiones, un beneficio para las organizaciones en el curso de sus negocios normales, así como en situaciones de crisis. La clave es comprender los elementos del buen juicio o criterio y actuar para fortalecerlos.

Comprender los elementos del buen criterio es la clave
Comprender los elementos del buen criterio es la clave

«Se trata de lo que haces para mejorar tus posibilidades de hacerlo bien», dice Likierman. “Mirando los aspectos generales del juicio y tus propias tendencias, haz un balance: ¿Dónde están tus fortalezas y debilidades? ¿Cómo se puede trabajar en las debilidades y aprovechar las fortalezas? «

Esta es una traducción del artículo original The 6 Elements of Good Judgment For Better Decisions’ publicado en nuestro blog internacional de Aon.

Comparte esta Noticia

Comparte esta Noticia

Noticias Relacionadas

Loading Posts...