Newsletter
Loading Posts...
riesgos

Impacto del coronavirus en la aviación

Mayo 05, 2020

Autores:

  • Nannette Wong Chial– Directora Specialty Marine & Aviation Aon
  • Laura Martin-Frances Trigos – Ejecutivo de cuentas Senior Aon
  • Pablo Catalán Marco – Ejecutivo de cuentas Junior Aon

Contenidos


El sector de la aviación en tiempos del covid-19

El impacto económico de la pandemia del COVID19 está afectando a casi todos los sectores. Si bien algunas industrias se verán más afectadas que otras, en España especialmente, los que se llevan la peor parte son el ocio y el turismo, y casi como consecuencia de los anteriores, todo su tejido empresarial, incluyendo el transporte aéreo de pasajeros. Paradójicamente, el sector que más nos une y contribuye a la globalización, es el que más ha ayudado también a la propagación del virus.

El confinamiento y el cierre de las fronteras decretados progresivamente por los gobiernos de todo el mundo para contener el brote del Covid-19, y la consecuente limitación de movimientos, ha derivado en una reducción de más del 85% del transporte aéreo mundial y la paralización de gran parte de la flota de los operadores a nivel mundial.   

Vuelos en España

En España, se han restringido todos los vuelos, salvo vuelos de aeronaves de Estado, carga, vuelos posicionales, humanitarios, médicos o de emergencia. Importantes aerolíneas españolas se han encargado de buena parte de la repatriación de españoles atrapados en todas partes del mundo.

Las aerolíneas están realizando un importante esfuerzo para cubrir la demanda de carga y el espacio del que disponen para estas labores, utilizando incluso aeronaves destinados a transporte de pasajeros para carga aérea. Asimismo, mantienen las aeronaves, motores y piezas en movimiento de manera segura durante la pandemia de COVID-19 y contribuirán de este modo a que su recuperación y vuelta a la actividad y la de los aeropuertos se realice de forma más eficaz una vez concluya la crisis inicial.

Por tanto, el sector de la Aviación, pese a haber reducido al mínimo su actividad, continúa cumpliendo un papel fundamental y clave durante esta crisis.

Estimación de cuantificación de pérdidas

A día de hoy la industria aeroportuaria mundial ya cuenta con pérdidas multimillonarias en el primer trimestre de 2020 y ya es una realidad que el impacto afectará también no solo al segundo trimestre sino también a la segunda mitad del año.

La IATA, ha estado publicando en su página sus estudios y el último publicado este mes de abril ha confirmado los peores pronósticos, confirmando que es probable que las aerolíneas dejen de ingresar en 2019 por el COVID-19 314.000 millones de dólares. Esto supone una disminución del 55% en los ingresos respecto a 2019.

Para España, las previsiones de IATA no son mejores, y en el momento de la consulta, hasta la fecha, siguen la misma tendencia. Se han transportado 93.7 millones menos de pasajeros resultando en una pérdida de ingresos de $ 13 mil millones, arriesgando 750,000 empleos y $ 49.4 mil millones en contribución a la economía española.

Aerolíneas y estructuras aeroportuarias

Las aerolíneas afrontan una crisis nunca vista en la industria aérea. Con sus flotas en tierra, preparan planes para para despedir a miles de empleados, sumándose al impacto en el empleo por el Coronavirus.

Ya antes del cierre de fronteras en muchos países del mundo, el temor a volar había derivado en una oleada de cancelaciones de vuelos previstos y un frenazo en la demanda de nuevos viajes.  

Así, muchos operadores amén de poner en marcha ERTEs a los que se deberán acoger gran parte de sus plantillas, están retirando o forzando a la “jubilación” aviones con la finalidad de minimizar el gran coste de mantener las flotas en una situación aceptable de aeronavegabilidad, ya que las aerolíneas deberán estar listas para el momento en que se contenga la pandemia para poder volver a funcionar.

En otros casos peor parados, no van a poder tener capacidad para mantener sus flotas. Esto afectará como consecuencia a las compañías de leasing y alquiler de aeronaves.

Ayudas gubernamentales a las aerolíneas

IATA y distintos operadores están pidiendo a los gobiernos que ayuden de distintas formas a estas aerolíneas, que mantienen un tejido empresarial crítico, mucho más allá de su propia operación y que afecta a millones de empleos en todo el mundo.

El caso más reciente de ayuda gubernamental es el de la aerolínea de bandera del Reino Unido, que por cierto, ha aprovechado aeropuertos como el de Teruel para aparcar sus aeronaves. La oportunidad que se le ha presentado a este ya famoso aeropuerto es la cara amable, frente a la cruz del resto de sectores afectados en la industria.

Efecto en las estructuras aeroportuarias

Para los aeropuertos, la desaparición no sólo de vuelos internacionales sino de vuelos domésticos, ha afectado gravemente a los operadores en tierra, que han sufrido un 90% de caída en su actividad, Sin vuelos, no hay ingresos, pero si tienen que continuar asumiendo ciertos altos costos fijos e inevitables como alquileres y suministros.

Así, el tejido empresarial auxiliar que trabaja en los aeropuertos, las plantillas de las áreas operativas de Vuelo, Handling, Mantenimiento en Línea y Carga, e incluso las tiendas de las zonas comerciales comparten su destino.

Los aeropuertos están reduciendo al mínimo los gastos variables, por ejemplo, una de las medidas más llamativas que tomó la empresa que gestiona los aeropuertos de interés general en España, fue el cierre de varias terminales para dejar sólo una operativa, como ha sucedido con los aeropuertos de Madrid -Adolfo Suarez y Barcelona Josep Tarradellas, entre otros.

En Aon, trabajamos con empresas que prestan servicios de muy distintos tipos dentro de los aeropuertos, y constructoras que realizan distintas obras civiles en toda la red aeroportuaria, tanto en España como en otros muchos países.

Esta crisis hunde sus raíces profundamente en distintos sectores de la aviación

La cabeza visible de esta crisis son las aerolíneas y los aeropuertos. Pero es sólo la punta del iceberg.

¿Cómo están afectados el resto de los sectores de la aviación por el Coronavirus?

Fabricantes de componentes

Paralización de la flota Boeing 737 Max

Muchos de los principales fabricantes a nivel mundial ya estaban sufriendo las consecuencias de la paralización de la flota de los 737MAX de Boeing, y en España quizá el mayor problema estaba en reconfigurar las plantillas en distintas empresas suministradoras tras el reciente anuncio del cese de la fabricación por parte de Airbus del A320.

Cese de fabricación del Airbus A320

Los principales suministradores de Tier1 de aeroestructuras para Airbus, estaban readaptando su funcionamiento al bajón del 33% en la fabricación del A320, cuando ha llegado esta nueva situación.

Transformación de las empresas

El COVID19 ha conllevado en el mejor de los casos a una transformación de ciertas empresas para la fabricación de estructuras médicas críticas. Pero ha reducido de forma inmediata su productividad en su actividad habitual

Menor personal

En los centros de trabajo se han tenido que adoptar medidas preventivas para evitar contagios, lo que supone menor personal presente en la cadena de producción.

Falta de suministros

Además, han podido sufrir falta de suministro de algunos componentes que son imprescindibles para asegurar la cadena de montaje.

Muchos pequeños fabricantes cuya supervivencia depende de proveer de piezas a los Tier1 sufrirán en cascada esta situación.

Descenderá la solicitud de mercancias por la falta de demanda

Se prevé que, tras la paralización de las aeronaves, los fabricantes no van a contar con nuevos encargos de aeronaves, en el mejor de los casos se pospondrán, y descenderá la solicitud de repuestos por la falta de demanda de componentes y exceso de stock, debido a la paralización y a la falta de inversión de las aerolíneas.

Esto además redundará en una flota más antigua, lo que podría eventualmente afectar también a la siniestralidad de las flotas.

Trabajos aéreos

En principio podríamos decir que este podría ser un sector afortunado si nos ceñimos a sus usos más habituales y esenciales, como emergencias, salvamento marítimo, extinción de incendios, carga aérea, etc. ya que continuarán con su actividad, y se han visto únicamente sujetos al control de sus actividades con protocolos de cuidado durante la operación para evitar los contagios.  Esto no solo afecta a los pilotos y empleados de dichos operadores, sino que también deben coordinar protocolos con, por ejemplo, los retenes de extinción de incendios o bomberos, personal a bordo con los que deben mantener una serie de precauciones, tanto en vuelo como en tierra, para la retirada de los EPIs.

Lamentablemente existen otros tipos de trabajos no esenciales, como los de fotografía y filmación, o arrastre de cartel, que han perdido ya la temporada alta y que dan el año por perdido.

ATO’s (Authorised Training Organizations)

Las Authorised Training Organizations son escuelas de formación de pilotos, que estaban hasta ahora viviendo un momento de bonanza debido a la alta demanda de pilotos en aeronaves comerciales.

AESA (Agencia Española de Seguridad Aérea) ha reunido recientemente a todas las escuelas para informarles de que no se podrán hacer prácticas en simuladores ni en vuelo hasta nuevo aviso. Se está preparando un Real Decreto que podremos leer en breve.

Esto deja en pausa la formación de miles de alumnos, que lo que necesitan precisamente es mantenerse al día, y volar. Esta situación se espera derive en cancelaciones de matrículas, y descenso de solicitudes para próximos cursos, sin tener aún un horizonte o una fecha en la que se pueda volver a la normalidad.

A esto se añade que, debido a la caída de la demanda de vuelos, la mayoría de las aerolíneas han frenado las contrataciones de pilotos, precisamente justo antes del comienzo de la temporada alta del turismo. Esto ha llevado a diversas compañías a aplazar la contratación de nuevos pilotos debido a la incertidumbre de la situación.  

Y de nuevo, esto pone en tierra todas las aeronaves del país dedicadas a la enseñanza e instrucción, afectando además a instructores, profesores y personal de mantenimiento de las aeronaves en situación crítica. Y como en todos los casos, no se sabe por cuánto tiempo se van a prolongar dichos efectos en el transporte aéreo.

Aviación privada

Habrá que esperar para ver cuál es el impacto. En principio esperamos que, al tratarse de un objeto de lujo, muchos pequeños propietarios, no podrían hacer frente a los gastos de mantenimiento, hangaraje y seguro de sus aeronaves.

Perspectivas de recuperación

Según la OACI, teóricamente sería más razonable que el tráfico nacional de pasajeros fuera el primero en recuperar actividad. En el caso del tráfico internacional, afectarán los distintos ritmos de recuperación y las distintas medidas y restricciones que tomen los países harán que sea necesario que los permisos sean recíprocos entre países, sólo si ambas fronteras, o las de países donde se deba realizar escala están abiertas.

Los expertos coinciden en que la recuperación se podría demorar entre un año y 18 meses en alcanzar los niveles de tráfico anteriores a la crisis. El sector podría recuperarse o llegar a niveles previos al COVID19 quizá a finales de 2021.

Se espera que los gobiernos tomen medidas para garantizar la continuidad de las empresas, ya que así se podrá sostener una industria que siga tirando de la economía, manteniendo puestos de trabajo, y seguir generando ingresos.

Cómo afecta la situación al mercado asegurador de Aviación

Por supuesto, esta situación afectará directamente al mercado asegurador, pero sobre todo a nuestro trabajo de consultoría y mediación, ya que las empresas atraviesan momentos muy delicados y debemos acompañarles.

Es de prever que la gran mayoría de las empresas, salvo como hemos visto antes, algunas que han podido ver en esta situación una oportunidad para el negocio, facturarán menos o tendrán un año completamente perdido que puede poner su empresa en una situación más que comprometida.

Frente a estas situaciones, observamos ya que a medida que avanza la situación, las aseguradoras van flexibilizando sus posiciones. Aunque por norma general los mercados continúan actuando de forma habitual, y consultadas al respecto, nos comunican que hasta que no finalice el periodo de confinamiento, y se retome la actividad habitual, no consideran tomar de forma general ninguna medida o decisión sobre el negocio. Respecto a las situaciones particulares de cada empresa, cualquier acción será estudiada caso a caso, considerando su actividad y la situación particular.

Seguros de flotas

En flotas, las aseguradoras no están teniendo problema en poner las aeronaves en tierra, y en algunos casos, principalmente para trabajos y proyectos puntuales realizados en aeropuertos, se están suspendiendo las coberturas hasta que se puedan retomar los trabajos.

Suscripción de riesgos

Respecto cómo va a afectar de forma definitiva a la suscripción de riesgos, se desconoce aún. La tendencia continuará siendo de endurecimiento de términos y disminución de capacidad como llevaba sucediendo ya desde los últimos dos anualidades.

Dependiendo del tipo del riesgo, la reducción de facturación de la empresa podría no necesariamente traducirse en una reducción de prima esperada, ya que las aseguradoras continuarán buscando recuperar la rentabilidad de sus negocios.  Esto va a resultar en todo un desafío, pero también en una oportunidad para las empresas consultoras como Aon, que pueden ayudar implementando análisis exhaustivo de la actividad de las empresas, para estudiar una retención o transferencia correcta del riesgo a las aseguradoras, apoyándonos en las distintas capacidades exclusivas de Aon.

Todo esto hará que debamos estar muy conectados tanto con empresas como con aseguradoras, para promover que toda compañía que necesite retomar su actividad y recuperarse, pueda hacerlo con las mayores garantías.

La información contenida en el presente site noa.aon.es ha sido elaborada de acuerdo a la experiencia de Aon, en su condición de correduría de seguros, para cada una de las soluciones y tipos de póliza, pero en ningún caso prejuzga la existencia de cobertura aseguradora, ni en modo alguno podrá interpretarse como asesoramiento legal u opinión jurídica. Dada la compleja situación existente, en la que se está aprobando distinta normativa por parte de las autoridades gubernativas y las dispares interpretaciones que pueden derivarse de dicha situación -a efectos de las coberturas contenidas en las pólizas-, recomendamos que consulte con sus asesores legales como proceder en cada caso concreto.

El alcance de nuestro trabajo, incluyendo la actividad de asesoramiento y soporte en siniestros a compañías clientes, sigue siendo el contenido en nuestro acuerdo de condiciones de servicio (TOBA).

Aon Gil y Carvajal, S.A.U. y las sociedades de su grupo empresarial no asumen responsabilidad de clase alguna frente a cualquier tercero incluyendo el destinatario del mismo, en relación al contenido del presente site noa.aon.es. En todo caso, si alguien decidiera basarse en el contenido de este documento, tal decisión como los resultados que de ella se deriven serán de la exclusiva responsabilidad de dicho tercero.

Comparte esta Noticia

Comparte esta Noticia

Noticias Relacionadas

Loading Posts...