ESCASEZ DEL AGUA | Análisis en profundidad de esta problemática

problemas-de-sequia

La llegada del hombre a la luna. La decodificación del genoma humano. La utilización del Big Data para combatir las consecuencias del cambio climático.

La historia de la humanidad está repleta de logros que no hacen más que generar la sensación de inexistencia de cualquier límite capaz de frenar nuestras posibilidades de avance.

No obstante, hay una excepción innegable a todo lo citado con anterioridad → la escasez del agua y los problemas que este escenario podría llegar a generar en los próximos años.

Desde magníficos acueductos hasta sofisticados diques o embalses hidráulicos.

La historia de las diferentes sociedades ha sido escrita gracias, en parte, a los diversos sistemas para trasladar el agua allí donde este recurso fuese más que necesario.

No obstante, los problemas que circunscriben la utilización del mismo a día de hoy (desde su escasez hasta los problemas de saneamiento del agua) amenazan con socavar uno de los principales cimientos sobre el cual se han construido las sociedades e instituciones que conocemos en la actualidad.   

La siguiente fotografía contiene el extracto de una noticia del periódico el país donde se habla sobre los problemas de sequía de la población en unos años.

El crecimiento de la población, unido a los efectos evidentes del cambio climático, han perturbado de manera notoria las fuentes de agua utilizadas hasta la fecha.

A esto debemos sumarle el envejecimiento de una infraestructura que ya de por sí es inadecuada en múltiples ocasiones, dando como resultado un conjunto de factores que supondrían una crisis del agua sobre la cual debemos poner el foco de atención de manera urgente.

La seguridad del agua (water security) es un concepto definido por las Naciones Unidas que pretende reflejar los desafíos a los cuales se enfrenta la población en relación al uso de agua para garantizar unas políticas de desarrollo sostenible.

Es importante entender que la problemática del agua no es un conflicto exclusivamente social.

El agua sustenta la economía de todo el mundo, afectando desde el riego de los cultivos de los cuales obtenemos nuestros alimentos hasta el enfriamiento de las fábricas que generan la energía que utilizamos para las actividades industriales.

Si la humanidad no es capaz de encontrar una respuesta rápida a estos nuevos conflictos que van apareciendo, es más que probable que nos enfrentemos a una crisis mundial de gravedad superlativa.

Asegurar este recurso, a través de infraestructuras, innovación o acciones políticas y empresariales es de vital importancia para el crecimiento futuro de la población mundial.

ESCASEZ DEL AGUA → ¿Por qué deberíamos empezar a preocuparnos?

La primera respuesta a esta pregunta hace referencia a la ecología y el desarrollo sostenible de la población mundial.

Con independencia de cómo contribuya la acción humana en la aceleración de este proceso, es innegable que el clima de la tierra se encuentra en una situación de cambio que no hace más que avanzar a pasos agigantados.

La siguiente fotografía muestra el extracto de una noticia sobre el derretimiento de los glaciares del himalaya y las consecuencias  de esta situación

A modo de ejemplo, es preocupante la situación de deshielo que están experimentando los glaciares del Himalaya, los cuales contribuyen al abastecimiento de agua de más de 1400 millones de personas (casi la cuarta parte de la población mundial), o el escenario provocado por el fenómeno de El Niño en California, dando lugar a importantes sequías en el área occidental del país estadounidense.  

La segunda respuesta a esta pregunta haría referencia al factor demográfico.

A la escasez del recurso se le une el aumento demográfico de una población que requiere de manera necesaria de la utlización del mismo, a pesar de que su acceso se encuentre cada vez más restringido.

Ejemplo de esta situación sería el conflicto que se vive en la actualidad sobre la presa hidrográfica que se está construyendo en Etiopía (hablamos de la presa más grande del continente africano), y cuyo control implicaría el acceso a este recurso en un área que presenta importantes carencias al respecto.

La siguiente fotografía muestra el extracto de una noticia sobre el conflicto del río nilo

No estaríamos hablando de supuestos hipotéticos ni predicciones futuras.

Muestra de ello es que uno de los factores que han impulsado la guerra civil siria se encuentra en el aumento de población urbana con la inclusión de agricultores que han sido expulsados de las tierras de cultivo por la escasez del agua para realizar este tipo de labores.

¿Dónde se manifestarán los problemas de escasez del agua?

Aunque hablamos de la escasez del agua con carácter general, es importante establecer la diferencia entre el agua dulce y el agua salada.

El 97% del agua de la tierra es agua salada, no apta para el consumo humano, lo cual hace que recaiga sobre el porcentaje restante, un 3%, los recursos con los que contaría la población para garantizar su supervivencia en un futuro.

Dentro de este menor porcentaje, el 11% es consumido en nuestros hogares, mientras que el 89% es utilizado para actividades de carácter industrial o agrícola.

No obstante, este reparto porcentual no es igual en todo el mundo, existiendo diversidad de escenarios al respecto.

Así por ejemplo, Reino Unido puede enfrentar veranos e inviernos húmedos, destinando solo un 1% al riego artificial de sus cultivos agrícolas, mientras que en las zonas colindantes al rio Amu Darya (el rio más largo de Asia) el agua es utilizada prácticamente con esta finalidad de manera exclusiva.

Rodney Taylor, director general de Aon en soluciones de riesgo, ejemplifica esta diversidad de situaciones de manera muy sencilla.

En Estados Unidos, al tiempo que los problemas del agua suponen una seria amenaza para la infraestructura de estados como Miami, en zonas como California son sinónimo de periodos prolongados de sequía.

La siguiente fotografía contiene el extracto de una noticia del periódico el país sobre la escasez de agua en Estados Unidos.

Por otro lado, la industria es también un consumidor masivo de recursos hídricos.

Las centrales eléctricas que utilizan combustible necesitan al mismo tiempo grandes cantidades de agua para enfriar las turbinas mediante las cuales se generan nuestros recursos energéticos.

Incluso algunas industrias que parecerían no necesitar grandes cantidades de agua para su producción requieren de manera necesaria del consumo de este recurso.

A modo de ejemplo, debemos señalar que la producción de un solo automóvil queda supeditada a la utilización de 148000 litros de agua.

A esto debemos sumarle el estado en el que se encuentran nuestros recursos de agua dulce.

Países como Estados Unidos reflejan una contaminación superior al 40% en sus recursos hídricos, motivo por el cual estos no pueden ser utilizados para abastecer las necesidades de la población del país, al tiempo que ríos como el río Ganges (el cual abastece a más de 500 millones de habitantes de la población china) es uno de los ríos más contaminados del mundo a día de hoy.

La siguiente fotografía contiene el extracto de una noticia relacionada con la contaminación del agua en china

Más allá de los usos directos de nuestros recursos de agua dulce, las infraestructuras para su conservación y traslado también cuentan con una serie de importantes carencias o costes en cadena susceptibles de ser mejorados. 

Basta con echar un vistazo a esta situación global para entender que el agua es uno de los elementos que hace posible la existencia de vida en nuestro planeta, motivo por el cual la escasez de la misma provocaría la parálisis de las principales sociedades contemporáneas a día de hoy.

Esta situación, lejos de parecer una hipótesis teórica, es una realidad que ya se puede cuantificar en cifras económicas.

Se calcula que, si las condiciones de suministro, almacenamiento o sanitación de nuestros recursos hídricos mantiene la misma tendencia que hasta ahora, los costes de esta situación para la economía mundial alcanzarían los 63 billones de dólares en el año 2030.

¿Qué se está haciendo en la actualidad para frenar este problema?

La escasez de agua es una problemática que afecta a todos los ámbitos de la economía, a pesar de que las políticas o acciones para frenar la misma pueden variar de un nivel a otro.

Así por ejemplo, el estado de California ha adoptado una serie de políticas estatales de conservación del agua para su uso domético, al tiempo que las empresas de gran tamaño han apostado por una serie de medidas corporativas al respecto.

El traslado de las fábricas de producción supone el mejor ejemplo de ello, las cuales han sido desplazadas a zonas en las cuales los recursos hídricos no son tan escasos.

El traslado del núcleo productivo podría parecer una situación drástica en un primer momento.

No obstante, es importante ser conscientes de que, si situamos nuestro centro de producción en un lugar donde los recursos hídricos son escasos, es más que probable que en el largo plazo este deba ser cerrado, por lo que el traslado de la fábrica no es más que una inversión para el futuro de nuestra corporación.

La siguiente fotografía contiene el extracto de una noticia del periódico El País sobre la sequía en california

No obstante, la acción de las empresas y la población no sería suficiente para frenar los efectos que la escasez del agua produciría de manera directa.

Es necesario realizar modificaciones en una infraestructura cuya mejora podría implicar grandes costes para los gobiernos en la actualidad.

Así por ejemplo, los principales sistemas de tuberías en Estados Unidos fueron instalados en 1920, con una previsión de vida útil de más de 100 años. 

La American Water Works Association (Asociación Americana de Obras Hidráulicas) calcula que el coste de esta acción alcanzaría el billón de dólares.

No obstante, centrándonos en la infraestructuras hídricas, es importante destacar la importancia no solo de mejorar las ya existentes, sino de hacer un uso sostenible de aquellas con las que ya cuenta nuestra sociedad.

Ejemplo en negativo de esta cuestión lo encontraríamos en el Mar de Aral, una de las mayores fuentes de agua dulce en tiempos pasados y el cual se encuentra en un proceso grave de desertificación a día de hoy.

La siguiente fotografía contiene el extracto de una noticia relacionada con los recursos hídricos del mar de aral.

Los diferentes problemas que presentan nuestros recursos de agua dulce hacen que a día de hoy se avance hacia la búsqueda de nuevos recursos de agua, siendo la desalinizadoras de agua salada el mejor ejemplo de ello, las cuales prometen ofrecer una interesante alternativa al respecto.

Las tecnologías utilizadas por los países de oriente medio han demostrado importantes garantías al respecto, algo que se aprecia de manera sencilla en el país de Israel, un país que obtiene de este tipo de procesos de tratado del agua el 40% de sus recursos hídricos.

No obstante, esta solución requiere de un importante desembolso económico por parte de los estados competentes, al tiempo que está supeditada a un mayor consumo de energía, lo cual en el medio y largo plazo podría crear otro problema medioambiental en paralelo.  

Por otro lado, la recolección de agua de lluvia es otra opción que está siendo llevada a cabo por aquellos países en los cuales las precipitaciones son abundantes pero su infraestructura para procesar este recurso es del todo ineficiente, como por ejemplo, la ciudad de México.

El mayor desafío del mundo

Sin lugar a dudas, la escasez de agua es el principal reto al cual se enfrentará la población mundial en los próximos años.

No obstante, esta problemática que afecta a diferentes niveles también puede ser afrontada con diferentes soluciones, haciendo de este escenario una clara oportunidad de mejora.

Habitantes, empresas e instituciones políticas deben caminar de la mano para aminorar los problemas que genere la escasez de agua en nuestro planeta, siendo conscientes de que nuestro futuro depende en el corto plazo de las decisiones que tomemos al respecto a partir de ahora.

¿Conoces todos los riesgos a los que se enfrenta tu organización?

Contacta con nosotros para que un especialista te ayude a dar forma a las mejores decisiones.

Entrada anterior
Tecnologia y progreso economico: 3 ejemplos de mercados que están a la altura del desafío tecnológico.
Entrada siguiente
Cyber loop: Por qué la estrategia de mejora continua de la ciber resiliencia no es una cuestión de carácter lineal.

Historias
de un mundo
volátil

by Aon

Descubre otros artículos que te pueden interesar

  1. Inicio
  2. Soluciones de RRHH
  3. ESCASEZ DEL AGUA | Análisis en profundidad de esta problemática